LA EMPRESA

La Historia

Con el objetivo de lograr mejorar su producción y su economía, productores de San Rafael se reunieron para formar dos cooperativas “Fruderpa” y “La Línea”. Así lograron empezar a trabajar y vender ciruela seca, recuperar una planta de enlatado de duraznos y triturado de tomate.

Luego de armar el proyecto entre las cooperativas de productores La Línea, Fruderpa y el municipio, en abril de 2013 comenzó el proceso de construcción de las maquinarias para una Planta Concentradora de Pulpa.

El objetivo era claro, trabajar junto a las cooperativas para  poner en valor su materia prima. Los bajos precios, las contingencias climáticas (heladas, granizo, vientos) y un mercado cada vez más exigente marcaban la necesidad de convertir la fruta en un nuevo producto, que sea más duradero y que permita un mejor margen de negociación para los productores quienes veían como sus frutas se pudrían en las plantaciones por la falta de rentabilidad. Así, la planta concentradora de pulpa aparecía como una herramienta fundamental para poner en valor la producción local.

El proyecto determinó apostar a la industria nacional y a las manos mendocinas; por eso se decidió encargar a firmas de la provincia la construcción de los equipos industriales.

Luego del proceso de  construcción de las máquinas, conectar todos los servicios y montar los galpones e infraestructura en el Parque Industrial, en diciembre de 2017 comenzó a funcionar la Planta Procesadora de Pulpas de San Rafael.

Misión

El gran objetivo de la pulpera es transformar la materia prima perecedera en no perecedera. De esta manera, los productos de la tierra tienen más durabilidad y más tiempo de comercialización.

Visión

Lograr un producto transformado que tenga más valor a la hora de ser comercializado. Además, el productor primario  será partícipe de la cadena de valor.